Skip to main content

Probablemente estamos ante una de las experiencias más esperadas del año y para responder rápidamente a la pregunta obvia de que si está a la altura de las expectativas, dejame decirte que Elden Ring: Shadow of the Erdtree incluso las supera. El trabajo que puso FromSoft en esta expansión por momentos está por encima del juego original ya que toma todos los elementos que hicieron brillar a Elden Ring para depurarlos todavía más y ponerlos al servicio de una nueva pieza que incluso desde lo narrativo resulta muchísimo más rendidor.

Para ponerlo en un ejemplo claro, podríamos decir que Shadow of the Erdtree es a Elden Ring lo que Miles Morales es a Spider-Man: una versión concentrada, depurada y muchísimo mejor que el original. Lo cual ya es decir mucho, ya que Elden Ring es uno de los mejores juegos de los últimos tiempos.

En mis 20 horas de juego tengo que destacar esto mismo: a cada paso nos encontramos con algo nuevo para hacer, algùn detalle que nos invita a explorar y desviarnos del objetivo principal. Las previews que llegué a leer mencionaban la idea de que Shadow of the Erdtree era una experiencia lineal y tras estas horas con la versión final me alegra descubrir que está muy lejos de ser tal cosa. Se trata de una expansión que, como decía anteriormente, logra algo que parecía imposible: mejorar el que para muchos es el mejor juego de la actualidad. Basta con experimentar uno de sus primeros jefes, constatar las coreografías, la música, la narrativa mejorada, o lo orgánico que se siente descubrir esta nueva porción de mapa. La magia no sólo está intacta, sino que es más hipnotizante que lo que experimentamos con antelación.

No quiero dejar de marcar lo magistral del diseño de sonido, la dirección artística e incluso la materia técnica que incluso siendo un juego y expansión de corte intergeneracional, realmente produce unos cuadros que son dignos para sacar capturas de pantalla durante todo el tiempo. En esta ocasión, From Software decidió hacer mucho hincapié en los distintos momentos del día a través del ciclo día / noche y también de factores ambientales como la lluvia, el viento, la niebla. Sí, son elementos que aparecían en el juego base pero que ahora están empleados de una manera por completo distinta y con más protagonismo. En lo práctico no alteran nada referido a lo jugable, pero sí que aportan clima y tensión en los momentos correctos, como también épica y espectacularidad incluso cuando sólo estamos cabalgando hacia el horizonte.

Volvió Elden Ring y volvió mejor que nunca. Si ya tenés todo listo para arrancar la expansión el 21, te lo aseguro: no estás preparado para lo que se viene.

ChopperEditor

De momento puedo decir que lo único negativo que le encuentro es que muchos jugadores van a querer meterse de lleno y si no le dedicaron el tiempo suficiente al juego base, difìcilmente puedan acceder y disfrutar de todo lo que Shadow of the Erdtree tiene para ofrecer. No solamente porque para entrar al mapa nuevo hay que tener mucho nivel y derrotar a dos jefes muy picantes, sino porque Shadow of the Erdtree habla un dialecto que sólo los más experimentados van a entender y apreciar. Y lo digo como un absoluto “outsider” de los juegos de FromSoft a nivel general, tampoco es que quiera dármelas de gordo soul.

Por lo demás, estamos ante lo que sin dudas será uno de los grandes hitos del año y al igual que sucedió con Phantom Liberty y Cyberpunk, muchos van a terminar preguntando si pueden darle la cucarda a Juego del Año a una expansión. Y eso que sólo llevo 20 horas y un cuarto del mapa descubierto: no puedo esperar a seguir adentrándome en el Shadow Realm y todos sus recovecos. Volvió Elden Ring y volvió mejor que nunca. Si ya tenés todo listo para arrancar la expansión el 21, te lo aseguro: no estás preparado para lo que se viene.

Jeremías "Chopper" Curci

Entidad biomecánica impulsada por la cafeína. Amante del buen diseño, FIFA y Call of Duty. Maradoniano. Pater familias.

Dejá un comentario